Berat

Nadie se ha molestado en contarlas, y es que Berat, la llamada “ciudad de las mil ventanas”, o también apodada “ciudad blanca”, aturde haciendo imposible que se cuenten las casas que se asientan sobre la ladera del monte.

Berat, la preciosa ciudad de Albania
Berat, la preciosa ciudad de Albania

Berat es uno de los lugares más bellos para visitar en Albania, Patrimonio de la Humanidad desde que en 2008 Unesco la incluyese en su listado. Los barrios antiguos del casco antiguo: Mangalemi, Gorica y Kala (castillo), son ejemplos perfectamente conservados de urbanismo y arquitectura otomana y bizantina.

HISTORIA DE BERAT

Situada en el centro sur de Albania, el río Osum atraviesa la ciudad, asentada en el Valle Topallti. Berat ha sido habitada de forma continuada desde finales del siglo VI a. C. siendo uno de los pocos lugares de Europa que consiguió mantener el equilibrio de tolerancia entre diferentes comunidades religiosas y étnicas: cristianas, islámicas sunitas y bektashi. Quizá ese gran logro es el que permite presumir a Albania de un patrimonio y riqueza cultural plasmado aquí en la mezcla arquitectónica de sus edificios.

Los primeros testimonios arqueológicos evidencias la presencia de tribus de los chaonios, concretamente los Dassaretae. Los ilirios refundaron la ciudad de Antipatrea – una de las más antiguas de Albania -, aprovechando la estratégica posición de la montaña sobre el río. En el siglo dos a.C. la política expansionista de Roma, de la mano del legado Lucio Apustio, integró la ciudad bajo su control, no sin sofocar la resistencia con una política de sometimiento violenta, a ojos del cronista Tito Livio. Renombrada como Albanorum Oppidum (Fortaleza albanesa) siguió en mano de los romanos hasta la división del Imperio, cuando los bizantinos la controlaron ya con el nombre de Pulcheriopolis, o “ciudad de Pulheria”, hermana del emperador Teodosio. En este periodo se impulso su desarrollo económico y cultural, hasta que con las invasiones eslavas tomó el nombre de Belgrad, a la sazón Ciudad Blanca. Durante un par de siglos paso a manos de bizantinos, de nuevo a las del imperio búlgaro, e incluso tuvo presencia de la Casa de Anjou de Sicilia.

Uno de los manuscritos altomedievales más importantes de Europa son Los códices de Berat. El “Códice púrpura de Berat” (llamado Beratinus), contiene extractos de los Evangelios y es una de las variantes más antiguas utilizadas para el texto del Nuevo Testamento. Fue escrito en el siglo VI y fue uno de los cinco códices existentes en todo el mundo. El Codex Aureus representa el segundo códice más importante de Berat, es un manuscrito del siglo noveno. Los códices de Berat están inscritos en el Registro de la Lista del Patrimonio Mundial de Unesco.

Pese a la inestabilidad de esta zona fronteriza ambicionada por muchos, el periodo de mayor apogeo de Berat fue en la Edad Media, constituida como uno de las ciudades más prosperas de los Balcanes, capital del principado que estaba bajo el mando de la noble familia albanesa de Muzaka. En el interior del recinto amurallado del Castillo había hasta treinta iglesias, de las que hoy apenas se conservan una decena. En 1417 Berat pasó a estar bajo la ocupación otomana, pero continuó siendo una de las ciudades más grandes de Albania. En Berat la corriente Bektashi -una cofradía sufí que proviene originalmente de Turquía- tuvo gran importancia durante la ocupación otomana, siendo responsables de importantes monumentos religiosos y una mezquita del siglo XV. En el primer tercio del siglo XVI llegaron familias de comunidades judías expulsadas de los reinos católicos de Castilla y Aragón.

A finales del siglo XVI Berat sufrió un declive causado por los continuos cambios de control, pero en el siglo XVII se convirtió en un importante centro de artesanía especializado en tallado en madera. A partir de 1670, la ciudad se convirtió en una ciudad de mayoría musulmana llegando a ser en el XVIII, una de los núcleos albaneses más importantes durante el período otomano.

A finales del siglo XIX y principios del XX, los cristianos ortodoxos en Berat eran una importante comunidad que desempeñó un papel importante en el renacimiento nacional albanés. Los comerciantes cristianos en Berat apoyaron el movimiento albanés, y Berat se convirtió en una importante base de apoyo para la Liga de Prizren (hoy en Kosovo), la alianza nacionalista albanesa de finales del siglo XIX. El terremoto del 15 de octubre 1851 causó importantes daños en los edificios, pero la reconstrucción aportó homogeneidad al estilo otomano del barrio de Mangalem.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la ocupación italiana y alemana se cebó especialmente con los judíos, ocultos en los hogares y sótanos de familias de las comunidades musulmana y cristiana. Los partisanos albaneses contribuyeron a la derrota del Eje, y Berat, como el resto de Albania -ya nación independiente- entró en el largo periodo comunista.

Grabado de Berat en 1813 de Charles Cockerelle
Grabado de Berat en 1813 de Charles Cockerelle

Sorprendentemente, Berat sobrevivió a la Revolución Cultural de 1967, momento en el que Albania se proclamó la primera nación atea del mundo, prohibiendo las religiones, pero al menos conservando el vasto patrimonio religioso de la ciudad. A ello contribuyó sin duda que en 1948 el estado declarase el conjunto de Berat como ciudad museo.

Es también famosa por la característica música albanesa Tosk Polyphonic, un tipo de isopolifonía en la que tres o cuatro voces están acompañadas por un coro. Se escucha durante las celebraciones pero a veces también suena en bares y restaurantes de Berat.

QUÉ VER EN BERAT

De la fisonomía de Berat destacan las casas otomanas, cuya fotografía es el mejor embajador. Si embargo no son el único aliciente para visitarla, ya que las reminiscencias de los periodos bizantinos fusionados con lo otomano están por toda la ciudad. Los barrios de Mangalem y Gorica son ideales para dejarse perder, alternando con la visita al castillo en lo alto del peñasco, y visitando por supuesto el Museo Iconográfico Nacional Onufri. Iglesias y mezquitas se alternan a cada paso, escondiendo frescos e iconos bizantinos de gran factura en su interior.

Iglesias bizantinas

El conjunto de las iglesias bizantinas en el castillo de Berat es extraordinario. A los pies del castillo, se encuentra la Iglesia bizantina de Shën Mëhilli (San Miguel), mientras que en el interior del barrio del castillo encontramos la Iglesia del siglo XIII de Shën Maria e Vllahernës (Santa María Blachernae), la Iglesia de Shën Triadha (La Santísima Trinidad), la catedral monumental bizantina de Shën Maria (Santa María) y muchas otros templos. También puede visitar el Monasterio de Shën Spiridhoni (San Spyridon) en Gorica.

Mezquitas

En 1417, los otomanos ocuparon Berat y esta conquista dejó su huella con la construcción de monumentos islámicos como la Xhamia e Kuqe (Mezquita Roja) dentro del castillo, la Xhamia e Plumbit (1555), la Xhamia e Beqarëve ( Mezquita de Celibataires) (1872) en el barrio de Mangalem. También la Xhamia Mbret (Mezquita del Rey delsiglo XVI), y Halveti Tekke en el centro medieval.

Barrios de Mangalem y Gorica

El río Osum separa las orillas donde se encuentran los históricos barrios de Mangalem y Gorica. Desde el segundo se toman las fotos de Mangalem, cuyas casas abigarradas se orientan hacia el sur, al calor de la ladera de la montaña.

Mangalem

Lo que hace que Berat sea tan especial son sus casas tradicionales de fines del siglo XVIII y XIX. Como una cascada blanca descienden por la ladera de la colina sobre la que se encuentra el castillo de Berat del siglo XIII. Estas casas, que datan del XVIII y XIX, eran propiedades de mercaderes, desde cuyas ventanas podían controlar en todo momento la llegada de mercancías por el río. Generalmente constan de dos pisos con la planta baja de piedra, un piso superior pintado de blanco, y techos cubiertos con tejas de cerámica roja. Tienen grandes ventanas de madera que, debido a la inclinación de la colina y la construcción cercana de las casas, parecen estar apiladas una sobre la otra.

Mezquita del Rey

En el barrio Mangalem, la Mezquita del Rey, es el templo islámico más antiguo en Berat. Fue construido en el siglo XV por el sultán Bayazid II. La Mezquita de solteros, data del edificio en 1827.

Halveti Tekke

Cerca de la “mezquita del Rey” hallamos el Halveti Tekke (en albanés: Teqeja e Helvetive), un particular monumento construido en 1782 por el Ahmet Kurt Pasha, perteneciente a la orden sufí Khalwati. Se cree que el Halveti Tekke  tiene su origen en el siglo XV, remodelado como decíamos a finales del XVIII. Está compuesto de la sala de oración con planta cuadrada, un pequeño ambiente para servicios religiosos y un elegante pórtico frente a la entrada a la sala de oración. En el lado este de la sala de oración está el mihrab. Las paredes interiores han sido decoradas con ocho frescos, que representan paisajes, viviendas, y edificios religiosos musulmanes. Las paredes debajo de los frescos están cubiertas por agujeros que mejoran la acústica en la sala de oración. El techo de la sala de oración es de madera, ornamentado con pinturas. Se percibe la influencia barroca, adaptada al arte islámico. El pórtico del tekke tiene cinco columnas de piedra que fueron tomadas de la antigua ciudad griega de Apolonia. La función de los Tekke era servir como lugar de reunión de los miembros de la hermandad sufí.

Cerca de la plaza Sheshi Teodor Muzaka, la catedral ortodoxa de San Dimiti y la mezquita compiten -o quizá flirtean- entre sí por ser las más bellas de Berat.

El puente Gorica, que conecta Mangalem y Gorica, se construyó originalmente de madera en 1780 y se reconstruyó con piedra en la década de 1920. El puente de siete arcos tiene 129 metros y según la leyenda local, el puente original contenía una mazmorra en la que una niña fue encarcelada hasta morir de de hambre para apaciguar a los espíritus responsables de la seguridad del puente.

Gorica

Es el único barrio de Berat que se encuentra en la margen derecha del río Osumi. Envuelto por casas  se encuentra la iglesia ortodoxa San Teodori, construida a mediados del siglo XIX y decorada con frescos. Debajo de la colina de Gorica se encuentran las ruinas de otro pequeño castillo. El viajero derviche Evliya Çelebi menciona en su relato que a finales del siglo XVII estaba habitado por griegos y albaneses.

El puente de Velabishti

Siguiendo la orilla del barrio de Gorica se llega al Puente de Velabishti, construido por el fundador del Patriarcado de Berat, Ismail Velabishti en 1750. Desde aquí tenemos otra perspectiva de la roca del castillo.

Castillo de Berat – Barrio de Kala

Elevándose más allá de las laberínticas calles de Gorica, la colina donde se asienta el castillo, ofrece excelentes vistas de Berat como recompensa para aquellos que se animan con empinada subida. Un buen consejo para encontrar el camino de ascenso es encontrar el pequeño callejón al lado del Hotel Muzaka.

El castillo se ha mantenido fiel a su trazado original ilirio, que data del siglo IV a. C.  Las excavaciones del subsuelo han permitido identificar las aportaciones de sus moradores a lo largo de la historia: ilirios, romanos, bizantinos y otomanos. Kala, el interior del castillo de Berat fue un barrio intramuros, que compone junto a Mangalem y Gorica, la triada de barrios históricos de la ciudad. Las inmensas proporciones del castillo se entienden cuando se piensa en la veintena de iglesias que hubo en su interior. La población de la fortaleza era cristiana, y tenía unas 20 iglesias (la mayoría construidas durante el siglo XIII) y solo una mezquita, para uso de la guarnición musulmana, (de la que solo sobreviven unas pocas ruinas y la base del minarete). La entrada principal, en el lado norte, está defendida por un patio fortificado y hay tres entradas más pequeñas. La fortaleza de Berat, aunque considerablemente deteriorada, sigue siendo una visita imprescindible de Berat.

La defensa natural de la colina, a casi doscientos metros de altura, y con un acantilado a pico en el sur, fuertes pendientes en el este y oeste y un acceso serpenteante por el norte, explican la gran resistencia que aportaba el castillo. En una de las entradas aún se observa la fecha de obras de fortificación acometidas por el déspota de Epiro, Michael Komnenos. Doukas, primo del emperador bizantino, en el año 1204, completadas definitivamente en el periodo 1813-1821 por el otomano Ali Pasha.

Hoy sigue siendo el tercer barrio histórico de Berat, donde viven familias y hay puestos para comprar souvenirs y restaurantes. El castillo permanece abierto las 24 horas del día, por lo que es un gran lugar para ver el amanecer o el atardecer. Entre las 9 a.m. y las 18 p.m. los visitantes deben pagar una entrada con precio muy moderado, pero fuera de estos horarios es gratis.

Museo etnográfico nacional

Berat es la sede del museo etnográfico nacional de Albania, abierto en 1979. La dilatada historia de la ciudad, su gran patrimonio artístico y cultural y su simbiosis de culturas, hacen merecedor el emplazamiento de este museo dedicado a las gentes y tradiciones albanesas. Se encuentra en una antigua casa de mercaderes, y permite contextualizar a través de diversidad de objetos cotidianos ,el resto de monumentos que se descubren en la visita a Berat.

Museo Iconográfico Nacional Onufri

El Museo de Onufri se centra en el trabajo iconográfico que llevó a cabo el pintor en el siglo XVI. Gran parte de las iglesias de Berat fueron decoradas por su escuela. Onufri fue pintor más importante  del siglo XVI en Albania. No solo fue un maestro de las técnicas de frescos e íconos, sino que fue el primero en introducir un nuevo color en la pintura, el rojo brillante, que los franceses llamaron “Rojo de Onufri”. Además, Onufri introdujo un cierto realismo y un cierto grado de individualidad en la expresión facial. El estilo de pintura de Onufri fue heredado por su hijo, Nikolla (Nicholas), aunque no tan exitoso como su padre. En el museo de Onufri, en el interior de la catedral de Shën Mëria, se pueden encontrar obras de Onufri, su hijo, Nikolla y otros pintores. También hay una gran cantidad de iconos y algunos buenos ejemplos de trabajos de platería religiosa (vasijas sagradas, cubiertas de icono y portadas de libros del Evangelio.

Universidad Berat

Desde el ayuntamiento los pasos llevan de nuevo al río, donde está la Universidad de Berat, en el interior de un bello edificio con reminiscencias neoclásicas. A lo largo del Bulevardi Republika donde se ubica la universidad, los cafés se llenan de gente, tomando un un vaso de verë o un helado, y demostrando por qué tiene el título de la calle más animada de Berat.

Al atardecer podemos recorrer el Bulvardi Republica, la calle donde se concentran gran parte de bares y cafés de Berat, y aprovechar para hacer compra de artesanías.

CÓMO LLEGAR A BERAT

Berat es una ciudad importante, en la ciudad y el departamento viven alrededor de 120 mil personas, por lo que hay diferentes opciones de transporte para llegar.

Llegar en avión

El aeropuerto más cercano está en Tirana, pero desafortunadamente no hay un autobús directo a Berat desde el aeropuerto. Alquilar un automóvil sería la opción más fácil, pero también puede ir del aeropuerto a Tirana y luego tomar un autobús a Berat desde Tirana.

Llegar en autobús

No hay conexión de tren a Berat, pero hay servicios de autobús desde las principales ciudades de Albania. La estación de Berat ( Terminali i Autobusave ) se encuentra a unos dos km del centro, unos 40 minutos a pie, aunque está conectada con autobuses urbanos que van desde la estación de autobuses a la ciudad.

El viaje en bus desde Saranda a Berat es bastante largo (5-6 horas), ya que pasa por Gjirokaster, pero se puede hacer en un día, mientras que hay varias conexiones diarias desde Tirana, y el viaje dura algo menos de 2 horas.  Las salidas desde la capital albanesa hacia Berat son cada media hora y la estación de salida es la Sur (Terminali i Autobuzave te Jugt).

Furgonetas

Las minivan son otro de los medios para moverse en toda Albania. Salen cuando se llena las camionetas hacia Berat. Algo más caras que el autobús pero más rápidas.

Oficina de turismo

El punto de información de Berat está en la plaza Sheshi Teodor Muzaka. Allí puede obtener un mapa de los monumentos y actividades para ver y hacer en la ciudad.

Mapa con los lugares a visitar en Berat
Mapa con los lugares a visitar en Berat

HOTELES Y ALOJAMIENTO EN BERAT



Booking.com

TOURS Y VISITAS GUIADAS EN BERAT

DÓNDE COMER EN BERAT – RESTAURANTES

Las recomendaciones de restaurantes donde comer pasan por probar la comida casera de Lili, o los platos típicos de Wildor, si bien hay muchos buenos lugares en la ciudad, algunos escondidos con hermosos patios o terrazas románticas con vistas al río como Antigoni, con las luces de la “ciudad de las mil ventanas” del barrio de Managlem resistiendo ante la inminente noche. Berat es uno de los mejores lugares para probar comida realmente casera pero hay que tener en cuenta que siempre es mejor reservar con antelación.

EXCURSIONES DESDE BERAT

Berat, capital del condado, puede servir para conocer otros lugares del centro sur de Albania como el Parque nacional de montaña Tomorri,  las Cascadas de Bogove, el pueblo de Bogove, los Cañones de Osumi, o acercarnos a las afueras están bodegas como Nurellari -un lugar emblemático donde degustar los vinos albaneses-, las del pueblo de Roshnik,  y Cobo cuya producción se centra en vinos orgánicos.

ALQUILER DE COCHE EN BERAT

MAPA DE LOS MONUMENTOS DE BERAT