Permet

Përmet se encuentra enclavada en el pintoresco valle del río Vjosë, en el sureste de Albania. Esta ciudad de poco más de 10.000 habitantes es de visita imprescindible para los amantes de la cultura que viajan por Albania. También ofrece muchos atractivos para los amantes de la comida y la gastronomía.

Permet y "La Roca"
Permet y “La Roca”

Përmet es una antigua ciudad de casas de piedra situada a orillas del Vjosa, uno de los ríos más importantes y claros de la península balcánica. Un destino aún alejado del turismo de masas, una parada ideal para quienes buscan el relax y quieren pasar unos días rodeados únicamente de naturaleza. Poco menos de tres horas de carretera lo separan de la capital Tirana, un viaje lento y sin prisas por una naturaleza virgen entre ríos, bosques, cañones y campos, donde es fácil sorprenderse a cada paso.

La gente viene aquí para hacer una inmersión total en el verde y dejarse mimar por las cálidas aguas de Banjat y Benjës, los baños naturales de Benjë a 10 kilómetros de la ciudad, famosos desde la antigüedad por sus preciosas propiedades curativas, considerados por los especialistas entre los el mejor de Europa. El paisaje es digno de una postal: las brillantes aguas turquesas desembocan en piscinas naturales a lo largo del cañón de Langaricë, que se puede caminar en una caminata de 5 km a través de manantiales y pequeñas piscinas de agua sulfurosa, a tiro de piedra de un puente construido en la época otomana. Al fondo, las montañas.

Puente en Benjat, famosa por sus aguas termales
Puente en Benjat, famosa por sus aguas termales

Përmet (en griego, Πρεμετή, Premeti​) es un municipio y villa del condado de Gjirokastër. El río Vjosë recorre la cadena montañosa Trebeshinë-Dhëmbel-Nemërçkë, entre las montañas Trebeshinë y Dhëmbel, y a través del cañón de Këlcyrë.

A lo largo de su historia ha vivido la misma suerte que el resto del país. En el siglo XIV, Përmet cayó bajo el dominio otomano y se convirtió primero en una kaza del sanjak de Gjirokastër y más tarde del Sanjak de Ioannina. Durante la era de las conversiones al Islam en el siglo XVIII, las áreas de habla albanés cristiano como la región de Rrëzë resistieron fuertemente esos esfuerzos, en particular la aldea de Hormovë y la ciudad de Përmet. En 1778, se creó una escuela, financiada por la Iglesia Ortodoxa local y la diáspora de la ciudad. Más tarde, después de una revuelta exitosa en 1833, el Imperio Otomano reemplazó a los funcionarios otomanos en la ciudad con albaneses locales y proclamó una amnistía general para todos aquellos que habían estado involucrados en el levantamiento.

Qué ver y hacer en Përmet

Conocida como la ciudad de las rosas, Përmet es una ciudad cuyos principales atractivos están en sus alrededores. El parque nacional de los abetos de Hotova es una de las áreas naturales más interesantes del sur de Albania y merece mucho la pena descubrirla haciendo caminatas de trekking. Por otro lado el puente Katiu y las termas de Banjat se han convertido en un reclamo para muchos viajeros, que utilizan Përmet como base para dormir.

Aquó nació el Laver Bariu, uno de los músicos más renombrados en la reciente historia de Albania. Fue un clarinetista nacido en 1929, que interpretaba la música “kaba me saze”, siendo figura de una tradición de músicos de Përmet, que ha dado lugar a un festival folclórico en la ciudad.

Dentro de Permet podemos pasear sintiendo los tranquilos ritmos de la Albania interior, y descubrir espacios como la imponente estatua que hace homenaje a los partisanos que lucharon en la Segunda Guerra Mundial. Es a su vez herencia del congreso del 24 de mayo del 1944 en el que fue elegido presidente del Gobierno provisional el líder comunista Enver Hoxha, que dirigió el país durante décadas con una política de aislamiento con el exterior.

Otro de los lugares característicos de Përmet es la Roca (Guri i Qytetit en albanés), una inmensa mole que parece caída del cielo como un meteorito.  Tiene 42 metros de altura y es posible ascender a la cima a través de una escalera en la roca. Aunque cueste un poco las vistas merecen la pena. Los arqueólogos hallaron restos del siglo IV cuando excavaron el recinto.

Visite las antiguas iglesias de San Nicola (Kisha e Shën Kollit), que datan de mediados del 1700, y del Viernes Santo, de la segunda mitad del 1700, o vaya hasta la Iglesia de Santa Maria a Leusë, una piedra joya construida en 1700 sobre los restos de un edificio preexistente del siglo VI, a las afueras del centro. El camino para llegar es accidentado, por lo que lo ideal es unirse a la excursión.

El río es el protagonista indiscutible de esta región salvaje de Albania, donde las posibilidades de actividades al aire libre son numerosas y aburrirse es imposible. Entre todas, la experiencia más divertida para participar es el rafting por el Vjosa  entre marzo y noviembre. Junto a los guías certificados, atraviesas las cristalinas aguas del último río salvaje de Europa, pasas islotes, cañones, estrechos pasajes entre rocas y arcos de piedra, para sumergirte en un paisaje puro e incontaminado. Bosques, estanques y senderos escondidos entre los árboles. El impacto del hombre aquí es mínimo. Este es el reino de la naturaleza.

Paraíso de la gastronomía albanesa

Përmet es reconocida por sus productos locales. Algunos de ellos son las mermeladas (reçel) y compotas (llamadas gliko) y el licor de rakia, aguardiente a base de frutas.

Excursiones desde Permet

El parque nacional de los abetos de Hotova.

Puente otomano Kadiut y termas de Banjat e Benjës

Alojamiento en Permet

Cómo llegar a Permet

Permet está a 230 km de Tirana y a 35 km de la frontera griega.