Parque Nacional Butrinto

El Parque Nacional del Butrinto (o Butrint) es uno de los lugares más impresionantes de Albania. Situado a apenas 25 kilómetros de Saranda, muy cerca de la frontera sur con Grecia, está formado por un paraje natural con yacimientos arqueológicos y hábitat de 2.500 hectáreas de lagunas de incalculable valor en términos de biodiversidad.

Vista de la antigua ciudad de Butrint
Vista de la antigua ciudad de Butrint. Foto: A Daily Odyssey/Shutterstock

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1992, acoge uno de los mayores yacimientos arqueológicos de Albania, incluso de los Balcanes.  El Parque Nacional de Butrint abarca el lago Butrint y el canal Vivari que conecta el lago con el mar Jónico, vertiendo la agua dulce del lago en el mar. Esta red de canales, ríos, lagunas y lagos hace de esta un hábitat importante para las aves. De hecho, el humedal está protegido internacionalmente bajo la Convección Ramsar, siendo un verdadero paraíso para el avistamiento de aves.

Otra parte del Parque Nacional Butrint son las islas rocosas de Ksamil, a las que solo se puede llegar en barco privado o con una excursión.

HISTORIA DE BUTRINTO

El rastro arqueológico de Butrint ha permitido datar los primeros asentamientos en el siglo VIII a. C., aunque los mitos asociados con sus orígenes hablan de la fundación de la ciudad por parte de exiliados troyanos. El poeta clásico Virgilio denominada a Butrinto en su Eneida, la “Troya del Mediterráneo“. Según su interpretación fue fundada por exiliados que huían de la caída de Troya. Al llegar, el hijo de Priamo, Hélenus, luchó con un buey, que herido cruzó el río hasta morir en la playa.  El augurio hizo que se eligiese esa ubicación para la ciudad que se llamaría Buthrotum, que significa “buey herido”. Otra versión de la leyenda atribuye a Eneas la fundación de la ciudad.

En el siglo IV a. C., el recinto fue  amurallado y la ciudad se convirtió en un destino de culto al dios de la medicina y la curación Asclepio.

Reconstrucción de la antigua ciudad de Butrint
Reconstrucción de la antigua ciudad de Butrint

El topónimo proviene del antiguo puerto de Butroto, Buthrotum en latín. En el año 48 a. C. Julio César que visitó Butrint le otorgó el título de colonia con la idea de premiar  a soldados veteranos que le habían apoyado en la Batalla de Farsalia contra Pompeyo. Finalmente fue su hijo adoptivo, el emperador Octavio Augusto quién atrajo a antiguos legionarios que  habían participado en la Batalla de Actium en la que Augusto había vencido a Marco Antonio y Cleopatra. Bajo su mandato continuó favoreciendo su desarrollo, la ciudad se expandió alcanzando la orilla opuesta del canal de Vivari, y se crearon nuevos equipamientos como el acueducto, los baños romanos, un foro y un ninfeo.

En el siglo III, un terremoto destruyó una parte importante de Butrint, pero parece que siguió siendo un puerto romano hasta el siglo VI d. C. Del siglo V es el gran Palacio de Triconch, la casa de un distinguido ciudadano. Hacia el año 550 los ostrogodos del rey Totila saquearan la ciudad. Poco más se sabe del sitio entre los siglos VII y IX. salvo que el cristianismo se asentó y Butrinto se convirtió en sede del obispado. De esta época ha restos de ocho iglesias, una basílica y un baptisterio de proporciones impresionantes, solo superadas por el de Santa Sofía, en Estambul.

Su historia medieval posterior fue turbulenta ya que la ciudad estuvo involucrada en primer lugar en las luchas de poder entre Bizancio y los sucesivos estados: Despotado de Epiro, normandos, angevinos y venecianos y, en segundo lugar, en el conflicto entre Venecia y los turcos otomanos. Para los venecianos, la navegación por el canal que hay entre la costa continental y la isla de Corfú, era de vital importancia para controlar el comercio por el Mar Jónico. A principios del siglo XIX Butrint  apenas era un pequeño pueblo de pescadores alrededor de los restos del castillo veneciano de forma triangular, adaptado a la morfología del terreno.

Torre veneciana junto al canal
Torre veneciana junto al canal

Las aguas pantanosas de las marismas fueron un caldo perfecto para la malaria, lo que significó su progresivo abandono durante las primeras décadas del siglo XX.

La campaña arqueológica fue iniciada por una misión italiana en la década de 1920, promovida por el gobierno fascista de Mussolini que había ocupado Albania. El dictador se apropiaba así de la historia de la Magna Roma para sus intereses expansionistas. Luigi Maria Ugolini fue el arqueólogo encargado de las excavaciones iniciadas en 1928, interrumpidas con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Gracias a su trabajo se recuperó el baptisterio paleocristiano, el teatro griego, y las dos puertas helenísticas, la del León y la del Lago.

Tras la guerra, en 1948,  Butrint se declaró Monumento Cultural. En 1959, el líder soviético Nikita Khrushchev visitó el yacimiento griego y romano. El presidente de Albania, el dictador Enver Hoxha preparó el viaje construyendo una carretera desde Saranda, e incluso el miedo a que pudiera sufrir algún percance durante su periplo por Albania, llevó al envenenamiento masivo de serpientes en Butrinto. Pese a la visita del anfitrión para mostrar la milenaria historia del yacimiento, los planes de Khrushchev iban más encaminados a que se construyera una base de submarinos para contrarrestar el control del bloque pro-occidental en el mar Mediterráneo. Coincidencia, o no, seis meses después, Hoxha rompió las relaciones con la Unión Soviética, entrando en un periodo de total aislamiento internacional.

En la década de 1970, el Instituto Albanés de Arqueología inició un proyecto de excavaciones pero desgraciadamente, el colapso del país tras la caída del régimen conllevó un expolio y tráfico de piezas. Algunas como la cabeza de mármol del dios Asclepio  se recuperaron con éxito, y las podemos visitar en el Museo Histórico Nacional de Tirana, pero otra parte sigue en paradero desconocido.

Teatro de Butrint- Foto: Aleksandar Todorovic/Shutterstock
Teatro de Butrint- Foto: Aleksandar Todorovic/Shutterstock

Tras la caída de la dictadura, Unesco se movió rápido para catalogar Butrinto como Patrimonio de la Humanidad. Conscientes del potencial turístico, el gobierno albanés creó entre 1998 y 1999 el Parque Nacional. La constitución de la Fundación Butrinto en colaboración con los Institutos de Arqueología y Monumentos de Albania, universidades extranjeras y especialistas y consultores internacionales ha servido para sentar las bases de un ambicioso proyecto que sirva de reflejo para otros lugares de Albania.

Desde 1994, el Instituto Albanés de Arqueología y el Instituto de Arqueología Mundial de la Universidad de East Anglia, Norwich, han realizado excavaciones bajo la dirección de la Fundación Butrint de Lord Rothschild y de lord Sainsbury de Preston Candover, con sede en el Reino Unido, que se encarga de velar por su conservación.

Las áreas de excavación incluyen el Foro Romano, una extensa casa romana conocida como Palacio Triconch, un baptisterio, una villa romana, una iglesia antigua en la orilla del lago Butrint en Diaporit y un importante suburbio de la ciudad romana ubicado en la llanura frente a la ciudad amurallada.

QUÉ VER EN BUTRINTO

El conjunto del parque nacional tiene diferentes motivaciones turísticas. Por un lado hallamos las ruinas de la ciudad antigua de Butrint, patrimonio Unesco, por otro lado el lago está considerado un destino ecoturístico de primer orden, mientras que Ksamil es un centro de vacaciones de playa y relax.

Mapa de los monumentos de Butrint
Mapa de los monumentos de Butrint

YACIMIENTO Y RESTOS HISTÓRICOS

En diferentes partes de Butrinto hay ruinas, estructuras y huellas de asentamientos humanos que van desde la Edad del Hierro hasta la Edad Media como un teatro romano, un antiguo baptisterio, una gran basílica, las murallas de la ciudad y dos castillos . Solo se ha excavado una pequeña parte de la antigua ciudad romana y las campañas arqueológicas van sacando nuevas partes de la ciudad a la luz.

Puerta del León

La puerta del León es una de las seis entradas de las murallas de época helenística ( siglo IV a. C.). Esta puerta con la imagen tallada de un león mordiendo la garganta de un toro simbolizaba la defensa de la ciudad. Su angosta entrada servía para que en caso de ataque no pudieran entrar muchos atacantes a la vez, y así pudieran ser abatidos con facilidad.

Puerta del León en Butrint
Puerta del León en Butrint

Teatro de Butrinto

El teatro griego de Butrinto a veces se encuentra mencionado como romano pero su construcción es del siglo IV a. C. , antes de que los romanos llegasen. Se aprovechó – como era tradición en los teatros y anfiteatros griegos- la ladera de una de las colinas de la acrópolis para asentar la construcción.  El teatro servía para amenizar el ocio de sus habitantes. Ya en época romana se continuó usando, y de hecho se llevaron a cabo importantes reformas en el siglo III a.C, ampliando la cavea con una capacidad de 2.500 personas. La zona de la “orchesta” se llenaba de agua con vasos comunicantes con el lago, y en ocasiones aún permanece inundado, lleno de ranas que son el “eco” de las representaciones. Los nichos de la  “scaenae frons” tenían estatuas. El Festival de Teatro de los Balcanes se celebra cada mes de julio en el anfiteatro Butrint.

Teatro romano de Butrint
Teatro romano de Butrint

Templo de Asclepio

Junto al teatro está el templo de Asclepio, el antiguo dios de la salud y el defensor de la ciudad. Su construcción data del siglo IV a.C. Los peregrinos acudían al santuario para ser sanados, dejando objetos simbólicos y dinero al dios y sus sacerdotes asistentes. Se creía que las ninfas, a quienes estaban dedicados varios monumentos de pozos, eran diosas de la naturaleza particularmente vinculadas al agua.

Baptisterio

En el siglo V d. C., el cristianismo florecía en Butrint y la ciudad tenía su propio obispo. El baptisterio circular fue construido en el segundo cuarto del siglo VI d. C., sobe un antiguo baño romano y pudo haber sido obra de artesanos con sede en la cercana Nicopolis. Es el segundo baptisterio más grande del Imperio Romano de Oriente. Cada aspecto de la arquitectura y decoración (como el piso de mosaico) del baptisterio tiene una fuerte carga simbólica con el rito bautismal. Los pavos reales simbolizan el paraíso y la inmortalidad, mientras que el jarrón y las uvas, la Eucaristía y la sangre de Cristo.  En el centro se ubica la pila bautismal, rodeada por una columnata concéntrica que soportaba la cubierta del recinto. En la época medieval, el edificio se modificó sustancialmente con pilares de piedra y un nuevo ábside semicircular.

Ruinas del baptisterio de Butrint
Ruinas del baptisterio de Butrint

Del periodo del emperador Justiniano I se conserva una basílica bizantina, datada de la segunda mitad del siglo VI d. C. así como otras iglesias diseminadas por todo Butrinto.

Basílica

Al igual que el Baptisterio, la Gran Basílica también es del siglo VI d. C. y presenta un mosaico paleocristiano en el pavimento, único en su especie. La basílica fue reconstruida en el siglo IX y las ruinas están bien conservadas para ver su estructura de tres naves con un crucero y un ábside poligonal exterior.

Museo

En lo alto de la acrópolis se encuentra el museo. El edificio en forma de castillo es en realidad una reforma imitando el antiguo edificio medieval veneciana, hecho por los italianos que llevaron a cabo la excavación en los años 30 del siglo pasado.

Castillo veneciano

Al otro lado del canal se observa el perímetro en forma de triángulo del castillo veneciano. Otras dos torres servían de puesto de vigilancia y control. Se puede pasar al otro lado del canal con el ferry que conecta las dos orillas.

Isla de Ksamil

El gobernante otomano Ali Pasha de Tepelenë fue el encargado de la construcción de una fortaleza en la isla de Ksamil en la desembocadura de la laguna, para controlar el canal Vivari. Del castillo quedan las ruinas de la estructura y algunas torres. Sólo se puede llegar en barco con los botes de los pescadores (normalmente de junio a septiembre). Es posible ver el castillo desde la plataforma cerca de un estacionamiento ubicado a menos de una milla al oeste de la entrada al sitio arqueológico de Butrint (que no debe confundirse con el estacionamiento del sitio arqueológico).

Castillo de Ali Pasha en la Isla de Ksamil
Castillo de Ali Pasha en la Isla de Ksamil

NATURALEZA – UN OASIS EN EL MEDITERRÁNEO

La importancia de Butrinto también proviene del espectro natural. Este “oasis” del Mediterráneo es uno de los hábitats costeros de mayor importancia en el sur de Europa. En Butrinto se han contabilizado gran cantidad de especies, superando las mil doscientas. De ellas alrededor de 900 son un abanico de flora, casi un tercio del total de especies de plantas de toda Albania. Bosques de variedades autóctonas de olmos, acebos, laureles, fresnos o robles; un gran número de líquenes típicos de zona de humedales marinos, e incluso posidonia oceánica en los fondos desde el Cap Stillo hasta el Canal Cuka.

En cuanto a la fauna, se sabe que al menos 39 especies de mamíferos (entre ellas delfines), 246 especies de aves, 25 especies de reptiles, 10 especies de anfibios y 105 especies de peces se encuentran dentro de los límites del parque.

Si a la variedad añadimos el hecho de que 16 especies de flora y 14 especies de fauna se encuentran en peligro de extinción a nivel mundial, podemos entender el porque de la necesidad de proteger el parque natural.

CÓMO LLEGAR AL PARQUE NACIONAL DE BUTRINTO

El Parque Nacional de Butrinto está al sur de Albania, en el canal de Vivari que da a la costa que lo separa de la isla griega de Corfú.

Los autobuses públicos parten desde Saranda cada hora, de 8:30 a.m. a 5:30 p.m desde el exterior del Centro de información de ZIT y regresan de Butrint cada hora.

Información de visita

El Horario de apertura de Butrint es de 9 a.m. a 16 p.m. Tenga en cuenta que durante el mediodía es cuando se concentra la mayor afluencia. Además, si visita durante el verano, también puede hacer mucho calor, por lo que es recomendable temprano en la mañana o o a la tarde.

EXCURSIONES Y TOURS

Hay tours disponibles con guía en español bajo petición, de modo que puede contactar con nosotros. Otros tours por Albania son estos, algunos desde Corfú, y otros desde el puerto de Sarande. No olvide probar los mejillones de la zona, no muy conocidos pero realmente sabrosos.

ALOJAMIENTO CERCA DE BUTRINTO

Lo normal es alojarse en la ciudad moderna de Ksamil donde hay una gran variedad de hoteles y apartamentos, siendo zona de vacaciones en verano.



Booking.com

MAPA DE LOS LUGARES PARA VER EN BUTRINTO