Guía de Turismo de Albania

Albania es un país tranquilo y hospitalario, quizá el mejor secreto de los Balcanes. Aquí el turismo de aglomeraciones aún no ha llegado, o por lo menos aún se resiste, siendo un destino interesante desde el punto de vista histórico, natural y antropológico. El Mediterráneo menos conocido de Europa está en Albania. Su litoral está menos explotado que otros en España, Italia o Grecia, lo que sirve de incentivo extra para elegirlo.

Playas de Dürres
Playas de Dürres

HISTORIA DE ALBANIA

La historia de Albania es la historia de Europa, representada aún hoy en testimonios arqueológicos, históricos y culturales de la época griega, romana, bizantina, eslava, veneciana y otomana. Después de la segunda guerra mundial Albania vivió bajo el comunismo uno de los periodos de mayor aislamiento internacional. Tras la caída del régimen se abrió una etapa de apertura a Europa, que busca en dos direcciones acoger a Albania en el seno de la Europa común.

QUÉ VER EN ALBANIA

Los que no conocen Albania se maravillan cuando comprueban la gran oferta de actividades para hacer, y los que repiten siguen encontrando motivos para descubrir pueblos, rutas de montaña o el reencuentro con sus gentes.

PATRIMONIO UNESCO

Sorprenden los lugares Patrimonio de la Humanidad en Albania: La ciudad museo de Gjirokastra, la deslumbrante Berat, la isopolifonía popular albanesa – Patrimonio inmaterial de Unesco – o el Parque Nacional de Butrint con su paisaje de olivos, entre las ruinas griegas, romanas y medievales de la ciudad de Butrinto.

Teatro de las ruinas de Butrint
Teatro de las ruinas de Butrint

Otros lugares de Albania son casi desconocidos, pero a nuestra llegada resultan una sorpresa. El Museo de Onufri, en el interior de la Catedral Ortodoxa de la Dormición o Tránsito de la Virgen posee iconos del pintor más famoso del siglo XVI, Onufri, que bebiendo del Renacimiento italiano aplicó su estilo en la pintura religiosa bizantina. Los siglos en los que los turcos habitaron Albania dejaron su influencia artística con frescos como los de la Mezquita de Et’hem Beu. El recorrido por el arte y la cultura continua en espacios como el Museo del Arte Medieval de Korca, cuya colección de más de seis mil iconos y objetos litúrgicos es una de las más importantes del país. La Fototeca Nacional Marubi permite acercarse de forma antropológica a la Albania del siglo XX., mientras que la Galería Nacional de Artes de Tirana es otro foco de concentración de la cultura artística.

IGLESIAS

Las Iglesias y Monasterios de Albania invitan a un tour con temática histórica. A través de ellos se descubre la encrucijada balcánica donde han convivido varias civilizaciones y religiones, desde la ortodoxa bizantina al islam otomano. El comunismo con su prohibición de religión no destruyó al menos las obras arquitectónicas. La Iglesia de Leusa (Santa María) está considerada una de las iglesias más espectaculares, frente a la Iglesia de Labova de la Cruz una de las más antiguas de Albania, junto a la  Catedral de Santa María de Voskopoja (cuyos iconos son del pintor del XVIII Kostandin Ieromonaku, el monasterio ortodoxo de Ardenica (siglo XIII) donde se caso el héroe nacional de Albania, Scanderbeg con Andronika Arianita, y la Iglesia de Theth (reconstruida en la década de los 90 tras su destrucción durante el periodo comunista) forman un conjunto muy variado de arquitectura religiosa.

CASTILLOS

Los numerosos castillos y fortalezas presentes en la fisonomía de Albania son sin duda la constatación de tiempos más bélicos en los Balcanes. Desde época helénica en Albania se sucedieron enfrentamientos que llevaron a crear construcciones defensivas. Los romanos en su expansión hacia Oriente Próximo también se sirvieron de la construcción de ciudadelas fortificadas, y ya en la Edad Media la proliferación de castillos fue mucho mayor. En Albania se afirma que cada ciudad tiene su propio castillo. Los imprescindibles son el Castillo de Rozafa, la Ciudadela de Berat, el Castillo de Porto Palermo, la Ciudadela de Gjirokastra o el Castillo de Elbasan, aunque los menos conocidos y visitados ofrecen experiencias gratas al fusionarse con la naturaleza o los pequeños pueblos.

Interior del Castillo de Gjirokastra
Interior del Castillo de Gjirokastra

Ciudades

Las ciudades de Albania acumulan historia, pero también ofrecen el contacto con sus gentes, buenos anfitriones a la hora de mostrar las bondades del turismo albanés. Los centros urbanos concentran patrimonio en forma de iglesias, monumentos, iglesias o mezquitas, y sirven al mismo tiempo de opción para el alojamiento durante el viaje.

Berat

Berat, llamada la ciudad de las mil ventanas por su falda de casas asentadas sobre la colina, es un ejemplo de arquitectura histórica de esta región de los Balcanes.

Berat, la preciosa ciudad de Albania
Berat, la preciosa ciudad de Albania

Gjirokaster

Otro de los lugares Patrimonio de la humanidad por la UNESCO, es Gjirokaster, que también tiene un apodo, “La ciudad de Piedra” por sus casas torres de estilo otomano

Korca

Korca, antiguo centro de difusión de la cultura y arte fue la sede de la primera escuela albanesa, en el espacio donde hoy encontramos el Museo Nacional de la Educación.

Shkoder

A las orillas del lago que comparte frontera con Montenegro, la ciudad de Shkoder fue la más importante de Albania antes de que Tirana se convirtiera en la capital. Ideal para conocer los Alpes albaneses que se alzan hacia el interior.

Durres

La ciudad costera de Durres tiene influencias muy variadas, fruto de su contacto con el mar. Uno de los estilos que predomina es el racionalista de los años de paz entre las dos guerras mundiales, cuando estuvo bajo el control de Italia.

QUÉ HACER EN ALBANIA

Albania tiene opciones para todos. Las familias que busquen vacaciones de relax y playas podrán disfrutar de la Riviera Albanesa con hoteles y resorts adecuados para pasarlo con niños. Los más activos pueden elegir qué hacer con propuestas de senderismo, esquí,

NATURALEZA

Dos terceras partes de Albania tienen una geografía montañosa, lo que explica el verdor que caracteriza al país. Las montañas, lagos y playas son sin duda uno de los atractivos para los viajeros que busquen estar en contacto con la naturaleza.

The Blue Eye -“Syri i kaltër”
The Blue Eye -“Syri i kaltër”

Los Alpes Albaneses con el parque nacional de Valbona son un auténtico paraíso de biodiversidad. Cuando florecen las plantas de la familia Saxifragaceae, las laderas de las montañas de Albania mutan su color a tonos vivos. En lo profundo de los bosques los osos pardos tienen su refugio, mientras que las truchas remontan el curso de los ríos que bajan con fuerza en torrentes y cascadas. En el viaje podemos descubrir lugares idílicos como Manantial de Ojo Azul, el Parque Nacional del Abeto de Hotova, la Laguna de Karavasta, cascadas como la de Theth (Grunas) o cañones como Osum.

YACIMIENTOS

La arqueología puede ser otra motivación para viajar a Albania. Las históricas regiones de Iliria, Epiro y Macedonia tenían parte de sus dominios en las actuales fronteras. Los yacimientos de las cultura griega – helénica o romana muestran la importancia del territorio. La Vía Egnatia conectaba las dos capitales imperiales, Roma y Constantinopla, con ciudades en el camino como Butrinti. Destacan los Parques Arqueológicos de Apolonia (ciudad Iliria fundada en el inicio del siglo VII antes de Cristo por las colonias griegas), o restos como el Anfiteatro de Durres, las Tumbas de Selca (IV – III a. de C. o el recinto Arqueológico de Amantia con sus templos, el teatro y el anfiteatro.

ALBANIA AUTÉNTICA

La llegada de los nuevos tiempos es inevitable, pero afortunadamente Albania conserva sus tradiciones en pueblos cuya típica arquitectura brinda escenarios donde sacar partido a la fotografía. Berat y Gjirokastra son sin duda los más conocidos, pero en el bazar de Kruja podremos ver sus casas tradicionales. A las afueras de Shkoder la parada merecida en el puente de Mesi nos recuerda los intentos por acortar las distancias en una tierra de importantes accidentes geográficos. Y en Permeti  podremos hacer una inmersión gastronómica a través de sus platos típicos, donde no faltan los licores afrutados llamados “gliko”.

PLAYAS

La costa de Albania, dividida en la que está bañada por el Mar Adriático y la del Jónico, cuenta con playas de aguas transparentes a lo largo de 427 km de litoral. Playas como las Dhermi al sur de Vlora, la playa de Saranda frente a la isla griega de Corfú, Himara, Borsh o las playas de Ksamili cerca del Parque Nacional Arqueológico de Butrinti, atraen al turismo en los meses de junio a octubre, con un verano que se alarga.

TURISMO DEPORTIVO

En invierno el interior montañoso funciona como un imán para los deportes de nieve, que se desarrollan en sus estaciones de esquí. En Primavera y otoño son otros apasionados por el deporte quienes con disfrutan del relieve de Albania para llevar a cabo rutas de trekking, escalada o alpinismo. En verano hay quienes optan también por el frescor del interior, y quienes se decantan por la Albania mediterránea donde practicar kayak….

GASTRONOMÍA

La gastronomía albanesa es el resultado de la fusión de muchos pueblos que han dejado su legado. Se perciben las influencias mediterráneas en sus platos y recetas, pero también los aportes griegos, turcos o italianos. Los vinos albaneses no por desconocidos desmerecen. El buen clima y las condiciones del terreno favorecen el cultivo de vides que producen vino que podemos probar en visita a bodegas de pueblos como Roshnik. En Tirana también están proliferando las experiencias gastronómicas, con tours para probar algunas de las delicias albanesas.

CÓMO LLEGAR

El aeropuerto de Tirana ejerce de puerta de entrada. Si bien es cierto que los vuelos desde España no son frecuentes, podemos llegar a través de escalas o bien a través de aeropuertos en los países vecinos como Macedonia, Serbia, Kosovo, Montenegro o Grecia, siendo una invitación a combinar varios destinos. También desde el país Heleno o desde el sur de Italia, hay trayectos de ferries que desembarcan en los puertos de Albania.

En Turismo Albania tenemos una vocación y labor de darles la Bienvenida a Albania, y ayudarles en la preparación de su viaje de vacaciones. Le podemos ayudar con la preparación, aportando consejos, pero también ayudándole con agencias y touroperadores especializados en Albania, cuyo conocimiento del país es esencial para diseñar un circuito personalizado a medida que le lleve a conocer tanto los lugares más famosos como aquellos rincones más desconocidos y auténticos del país.